Pensamientos de AMÓS: La Ética del Trabajo Misionero en Latinoamérica

Por Natalie Walter

Coordinadora de Comunicaciones, AMÓS Salud y Esperanza

Como organización de Salud Pública operando en un país latinoamericano, y fundado por misioneros Dres. David y Laura Parajón, la Fundación AMÓS intencionalmente toma su tiempo para reflexionar en la ética asociada con el trabajo que hacemos todos los días. Y últimamente hemos estado pensando en el legado del trabajo misionero en Latinoamérica, las intersecciones entre el trabajo basado en evidencia y basado en fe, y los principios éticos de misiones de servicio de corto plazo. Estos son temas que creemos importantes para el futuro de la Iglesia como un todo, para personas de fe a nivel personal, y para los campos de salud publica y desarrollo internacional.

Entonces, ¡profundicemos!

Una Historia de Misioneros en Latinoamérica

Porque AMÓS y muchas otras organizaciones a través de Latinoamérica se esfuerzan para servir nuestras comunidades con humildad y amor, puede ser difícil para nosotros enfrentarnos con la realidad de que hay violencia y opresión en la historia del trabajo misionero en Latinoamérica.

Durante la conquista y la colonización por europeos de lo que hoy en día llamamos Latinoamérica, la biblia se usaba frecuentemente como justificación para la opresión de pueblos enteros. Elsa Tamez discute esto en su artículo en el desarrollo de interpretaciones de la Biblia de latinoamericanos indígenas, “Quinientos Años de Conquista.” Estos Europeos clamaban que Dios estaba de su lado, y Tamez escribe que en la interpretación de los colonizadores, “los españoles eran los que liberaron a los indígenas de sus ídolos y de quemarse en el infierno.”1

Como los conquistadores mataron a muchas personas indígenas al mismo tiempo de intentar convertirlos por fuerza, el Cristianismo fue visto por los latinoamericanos frecuentemente como una de muchas herramientas usadas por los europeos para controlar a la gente que encontraron en el “nuevo mundo.” Esto por supuesto causó que muchos indígenas rechazaran el Cristianismo. 2

Nosotros en AMÓS creemos que el trabajo misionero no debe ser violento o coercitivo. Incluso durante el periodo colonial en Latinoamérica, habían misioneros que creían que la voluntad de Dios era que vivieran en paz con los que encontraron en el nuevo mundo. Bartolomé de las Casas, por ejemplo, era un misionero católico español durante la conquista de Latinoamérica que se expresaba en contra del abuso y violencia que estaba viendo, tomando la perspectiva de los pobres, oprimidos, y explotados en su interpretación de la Biblia. 3

Hoy en día, también, tenemos que asegurar que el trabajo misionero no haga daño. Aunque no estamos viendo la conquista de un continente, los misioneros sin embargo tienen que preocuparse de cosas como prejuicios o pobreza – éstas, también, constituyen formas de violencia y causan daño a la gente. 4 Los misioneros tiene que estar conscientes de las maneras en que sus interpretaciones de las escrituras pueden desprender a comunidades, especialmente comunidades indígenas, de sus propias culturas y prácticas. 5 El trabajo misionero ético puede, y debe, proveer otro sendero.

El Método de AMÓS: Acompañamiento

La motivación para el trabajo de AMÓS es una convicción cristiana que cada persona merece salud, y además, que tenemos que caminar todos juntos, trabajando con la gente, y nunca para o en la gente.

Esta teología, de hecho, puede utilizar ideas nacidas en Latinoamérica, en contraste con prácticas misioneras que buscaban forzar una manera de pensar en la gente. Por ejemplo, los modelos pedagógicos de AMÓS están basadas en los del gran pensador brasileño Paulo Freire. También seguimos una práctica que se llama acompañamiento. Este concepto se puede encontrar en la teología de liberación latinoamericana, la idea que Dios tiene una “opción preferencial para los pobres.”6

El Dr. Paul Farmer es un antropólogo médico que ha sido influenciado profundamente por la teología de liberación. Describe el acompañamiento así:

“El poder de esta simple idea me vino al contemplar pacientes enfrentándose con ambos, pobreza y enfermedad crónica. Perdieron citas, no llenaron recetas, y no “cumplieron” con nuestro consejo. Y esto fue verdad en cada país en que he trabajado. Pero cuando empezamos a trabajar con trabajadores comunitarios de la salud para cuidar a pacientes, era mucho más probable que viéramos los resultados que buscábamos. En vez de preguntar, “por qué los pacientes no cumplen con nuestros tratamientos?” empezamos a preguntar, “Cómo podemos acompañar a nuestros pacientes en el camino a la cura o bienestar o una vida con menos sufrimiento debido a enfermedades?” 7

La fe cristiana es una parte vital de las comunidades en que trabajamos, y una profunda parte de sus vidas. El trabajo que hacemos juntos está basado en nuestros valores y creencias comunes: que cada persona es amada por Dios y que cada persona merece salud y dignidad básica.

Construimos capacidades entre los trabajadores comunitarios de la salud para que puedan empoderar a sus comunidades en medio de condiciones de pobreza extrema, para cambiar sus propios resultados de salud para mejor. Nuestra teología en nuestra misión y ministerio no es imponer, sino apoyar. Trabajamos con comunidades sólo cuando nos invitan a hacerlo, y afirmamos y apoyamos el liderazgo al que llama la comunidad misma.

Y mientras que nuestro trabajo está basado en la fe, es también siempre, en su núcleo, basado en la evidencia. Nuestro trabajo está construido sobre datos que AMÓS y las comunidades con las que trabajamos coleccionamos y analizamos regularmente para saber cuáles son las necesidades de las comunidades, y cuán bien las respondemos. AMOS trabaja junto con los miembros de la comunidad para cotejar y revisar datos. Jamás simplemente extraemos información de una comunidad. Esto evita modelos tradicionales en los cual se toman datos e investigación de las comunidades y luego nunca escuchan los resultados – un modelo parecido a la posibilidad de los misioneros participando en toma de decisiones paternalistas sin invitación.

Misioneros de largo-plazo

Nuestra fe cristiana también refuerza nuestra creencia que estamos todos llamados a trabajar juntos, independientemente de de dónde venimos. Todos hemos sido bendecidos con dones diferentes y todos tenemos que compartir estas bendiciones unos con otros. Es por eso que tenemos misioneros – creemos que tenemos que aprender unos de los otros, y servir con amor.

Nuestros Co-Directores Dres. Laura y David Parajón, son ambos misioneros bautistas americanos, y estamos orgullosos de eso. Ese trabajo misionero parece diferente al que aparecía en el pasado: tiene raíces en trabajo comunitario que los nicaragüenses han estado haciendo por más de 50 años, empezando con el legado del Dr. Gustavo Parajón, el padre del Dr. David. Los misioneros de AMOS no están aquí para liberar a la gente de su pecado basados en una creencia de que ellos saben lo que es mejor. Están aquí para apoyar a la gente mientras que ellos mismos se liberan de su propia opresión, pobreza, y sufrimiento, debido a salud pobre.

Los Dres. Laura y David son médicos; son practicantes calificados que tienen el entrenamiento y las herramientas que necesitan para servir a la gente eficazmente. Pero su llamada no se detiene allí. Todos en AMOS les han escuchado con frecuencia citar al Dr. Gustavo en decir que los doctores en Nicaragua no pueden ser solamente doctores; tienen también la responsabilidad de ser maestros. Entre a más gente enseñemos, a más gente podemos llegar por medio de ellos.

Las habilidades practicas de medicina y salud pública de los doctores los hacen capaces de servir. Y su deseo de usar sus dones en caminar junto con los demás viene de su fe. Creemos en el trabajo basado en la fe y basado en la evidencia porque estas dos cosas no son exclusivas mutuamente. Las metodologías científicas de salud pública y basadas en evidencia son las herramientas que los misioneros de AMÓS usan. Y su fe cristiana es lo que les motiva para usarlas.

Viajes Misiones y Servicio de Corto Plazo

Entonces, ¿cómo están vinculadas estas convicciones con el trabajo de las docenas de equipos que vienen para trabajar con AMÓS en viajes de servicio de corto plazo cada año?

Los voluntarios de corto plazo son integrales al modelo de AMÓS porque su trabajo apoya nuestras programas existentes en lugar de trabajar en proyectos nuevos. Por ejemplo, las personas de afuera de Nicaragua que vienen para trabajar con AMÓS en viajes de servicio pueden asistirnos en coleccionar datos con las comunidades, construcción o mantenimiento de filtros de agua, o proveer capacitación de primeros auxilios para miembros de la comunidad. Estos son todos proyectos que tienen efectos duraderos más allá del día en que se realizan. Esto es porque los voluntarios están trabajando en proyectos que empiezan mucho antes de que vengan los voluntarios, y siguen por mucho tiempo después de que se vayan.

Creemos que es posible éticamente hacer un voluntariado como parte de una misión médica, pero hay una gran necesidad para cualquier misión médica de conectar con organizaciones locales y profesionales médicos que puedan dar seguimiento a los pacientes luego. Los voluntarios también deben ser capacitados correctamente y no deben realizar ninguna acción (como distribuir medicamentos) para lo que no están calificados o no tienen permiso en su propio país.

Una protesta común a las misiones de corto-plazo es la cantidad de dinero que gasta un equipo en venir acá a Nicaragua y en su alojamiento y comida, mientras que esto se podría invertir en otro lugar. ¿Por qué debería uno gastar en boletos de avión además de apoyar el trabajo de una organización en el extranjero, en vez de sólo donar todos los fondos a los programas que apoyan?

Esto se remonta a nuestra convicción que debemos de acompañarnos. Los voluntarios que vienen para trabajar con AMÓS en viajes de servicio de corto plazo vienen a Nicaragua con un espíritu de servicio, acompañamiento, y amor – muchos con la misma convicción cristiana que desencadena estos valores en AMÓS. Las conexiones que se construyen cuando una delegación de AMÓS trabaja junto con una comunidad en Nicaragua por una semana no se pueden formar fácilmente de ninguna otra manera. Venir a visitar a alguien en su comunidad, apoyarle en el trabajo duro que está haciendo, y vivir con esa persona mientras que estás ahí es una muestra clara de amor para esa persona y su comunidad. Nuestros equipos de corto plazo proveen a nuestras comunidades con los fondos para realizar el trabajo que están haciendo – y brindan mucho más en su amor, apoyo, ánimo, y construcción de conexiones. Los voluntarios que viajan a estas comunidades para trabajar junto con ellos son un afirmación clara que a todos, nos importa el bienestar del otro.


1. Tamez, Elsa. “The Bible and the Five Hundred Years of Conquest.” Voices from the Margin: Interpreting the Bible in the Third World, 3rd ed. Maryknoll: 2006.

2. Tamez, “The Bible and the Five Hundred Years of Conquest.” 17.

3. Tamez, “The Bible and the Five Hundred Years of Conquest.” 19.

4. Bourgois, Phillipe. “The Continuum of Violence in War and Peace: Post-Cold War Lessons from El Salvador.” Violence in War and Peace: an anthology. Oxford: Blackwell (2004): 425-434.

5. Tamez, “The Bible and the Five Hundred Years of Conquest.”

6. Farmer, Paul. “Sacred Medicine.” Sojourners. January 2014. https://sojo.net/magazine/january-2014/sacred-medicine 

7. Farmer, “Sacred Medicine.” 

No comments yet.

Leave a Reply